Libero, una editorial que une escrituras, voces, gritos, arañazos y latidos de toda una genealogía de mujeres y hombres

Poesía transoceánica

En Libero publicamos sobre todo a mujeres jóvenes de Latinoamérica y de Europa con el fin de trenzar sus escrituras y llevarlas sobre la piel, en un acto de hermandad.

Nuestras autoras

Aida González Rossi
Aida González Rossi

«el sexo es la hierba partiéndose a sí misma manchando los vaqueros leyendo para no morirse… yo leo para no morirme… y hago el amor para morirme… y después me miro y digo aida y digo tía y camino el pueblo corto un dibujo me castigo… me castigo… me depredo…»

Yeray Barroso
Yeray Barroso

«no expulsaré la sangre que me fue dada.
no seré la joven que camina por la noche
porque nunca seré mi madre
y no pariré a mi hermana»


Yuliana Ortiz Ruano

«A mí me duele el vientre de todos los partos;
los seres que doy a luz habitan esta carne.
Me asfixian.
¿Cuándo vendrán a buscarme, padre?
Estoy lista para que me lleven»


Indira Carpio Olivo

«Soy animal breve. Amaso mis panes. Fermento
la sangre. Y muero cada noche, sin memoria. Son sus ojos
el texto. Y su escaso cabello, durazno. Lo pido. Me lo
pido. Y es mío cuando me mira. Y cuando no, también
es mío»

Alumbrar-se en el lenguaje. Tocar el fondo cristalino de este gran útero universal, que es dios, que es madre, que es palabra: animal de luz. Victoria Vaccaro García se sumerge en ese líquido amniótico que es lenguaje y materia, origen orgánico y madre lengua para nacer una y otra vez. ¿No es eso la escritura? ¿Volver a esa forma no nacida? ¿Regocijarse en el balbuceo como forma única de verdad?

Natalia García Freire, sobre Árbol ginecológico

Pueblo yo es un tejido poético con imágenes conmovedoras, desnudas, palpitantes, que nos hace volver la mirada hacia lo telúrico de nuestro diseño mental y corporal. Un libro que a veces tiene el ritmo delirante y escénico del flujo de consciencia, a veces la hondura psicológica del monólogo interior. Es poesía que va directa a los sentidos por su musicalidad y desbocada aproximación a lo indecible.
Mónica Ojeda, sobre Pueblo yo
Pasión silenciosa es un poemario donde los restos de un amor perdido nos llevan al descubrimiento del propio cuerpo, del amor más antiguo y olvidado: el amor por una misma. No es este un amor ególatra ni superficial: el yo se descubre en la relación con el otro, ya se trate de la naturaleza o de los otros cuerpos, en un intercambio de deseos, sueños y secretos nunca antes confesados.
Emily Roberts, sobre Pasión silenciosa
Este libro es un cuerpo atravesado por diferentes flechas Andrea Sofía Crespo Madrid —«ayes» de un destierro inminente—. El impacto de cada uno de sus golpes genera huecos por donde entra la luz, en los que brota un fuego, pero donde también gotea la sangre y perfora la tierra, al modo de las grandes poéticas del dolor latinoamericanas.
Félix Moyano, sobre Ayes del destierro